Grupo Clínico

Noticias

Sonreír como forma de vida

Según un estudio de la American Journal of Medical Genetics el 99% de las personas con Síndrome de Down son felices con sus vidas. Es el caso de Julián, que desde hace unos meses puede volver a hacer lo que más le gusta. Mostrarle al mundo su nueva sonrisa.

170129 Mediterraneo - Julian 600px

El Periódico Mediterráneo, 29 de enero de 2017

Pinche en la imagen para ver el artículo en alta resolución

Comerse una paella en familia el domingo, cepillarse los dientes o sentirse a gusto consigo mismo al mirarse al espejo. Son algunas de esas pequeñas pero sagradas cosas que Julián Moya ha vuelto a poder hacer a sus 55 años gracias a los avances de los últimos años en el campo de la medicina, y más concretamente en implantología dental.

La American Journal of Medical Genetics publicó en 2011 diversos estudios sobre los afectados de Síndrome de Down. Según esta organización, el 99% de estas personas eran felices con sus vidas, al 97% le gusta ser lo que es y el 96% les gustaba como se veían. Casi todos ellos le sonríen a la vida. Pero en el caso de Julián, nuestro protagonista, no siempre fue así.

Los educadores

Actualmente existen educadores especiales para este colectivo, pero hace cuarenta años el trato hacia los mismos era muy diferente. A los 12 años Julián tuvo que dejar de ir al colegio a petición de algunos padres de compañeros suyos, que entendieron que un colegio “normal” no era lugar para él. Julián se vio recluido a vivir con su familia, que a cambio le ofreció una atención y un cariño constantes. Pero le faltaba algo. Necesitaba mostrar su forma de ser y su alegría a otras personas.

Tras el fallecimiento de sus padres, sus hermanos se hicieron cargo de él y se propusieron restaurar todas sus carencias. Y una por encima de todas. Su capacidad de volver a sonreír y a disfrutar de placeres tan mundanos, pero a la vez tan importantes, como comerse una paella en familia todos los domingos o saborear una buena hamburguesa.

La comunicación

Las dificultades que muestran las personas con Síndrome de Down a la hora de comunicarse, y el no saber nunca cómo reaccionarán a un tratamiento bucodental, había sido un lastre para la familia de Julián, que perdió buena parte de sus dientes y empezó a tener serios problemas fisiológicos. No solo dejó de comer lo que le gustaba, sino que el no poder masticar bien los alimentos le generó, además de adelgazar muchos kilos, diversos problemas gastrointestinales y fisiológicos.

Los expertos

Fue así, buscando una solución, como las hermanas de Julián dieron con el Dr. Luis Senís Segarra, cirujano maxilofacial experto en la resolución de casos complejos de atrofia maxilar a través de la implantología dental. “Recurrimos a muchos dentistas. Pero o la solución que nos daban no nos satisfacía porque sabíamos que Julián no se adaptaría a una prótesis de quitar y poner, o nos echaba atrás cómo reaccionaría él a un tratamiento de implantología dental que le devolviera la boca porque tras tantos años había perdido mucho hueso”, explica su hermana Ana.

“¿Tú quieres tener dientes?”, explica Ana que le preguntó el Dr. Senís a Julián tras analizar su caso. “Pues tranquilo que te los vamos a poner”. La naturalidad con la que se trató su caso acabó de convencer a su familia, y Julián se sometió a un tratamiento de rehabilitación oral con estética inmediata como el que el Dr. Senís ha realizado ya a cientos de personas con resultados satisfactorios.

Los tratamientos

El médico valenciano explica que “hoy en día existen tratamientos que permiten rehabilitar completamente a una persona devolviéndole los dientes fijos, y además hacerlo en plazos impensables hace unos años”. De hecho, la mayoría de sus pacientes disfrutan ya de dientes fijos provisionales el mismo día de la cirugía, que pasados unos meses son sustituidos por unos definitivos y de alta calidad estética.

Tras la cirugía

El cambio en la vida de Julián ha sido radical. No solo ha ganado de peso y ha dicho adiós a sus problemas fisiológicos derivados de una mala masticación y digestión, sino que ha experimentado una notable mejoría en su calidad de vida y a nivel psicológico.

No solo ha vuelto a comer de todo, desde paella o carne hasta incluso frutos secos o turrón duro. Ha ganado en autoconfianza y en higiene personal –dedica un especial cuidado al cepillado dental- y le encanta salir de casa. Incluso al dentista. No hay semana que no pregunte cuando va “a los dientes”.

Y es que tal y como comenta el Dr. Senís, “la rehabilitación de un paciente no es completa hasta que no le devuelves una calidad de vida similar a la que tenía antes de aparecer su patología”. Algo que, en el caso de Julián, se demuestra con una simple respuesta cuando se mira al espejo y le dicen lo guapo que está. “Ahora sí”, sonríe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Peset

Avda. Dr. Peset Aleixandre, 142 46025 - Valencia
963 465 890 ver mapa enviar correo

Paterna

Carrer Major, 65 46980 - Paterna - Valencia
961 826 492 ver mapa enviar correo

Peris

Avda. Peris y Valero, 87 46006 - Valencia
963 212 221 ver mapa enviar correo

Consuelo

c/ Callosa de Ensarriá, 9 46007 - Valencia
963 444 435 ver mapa enviar correo

Colón

c/ Colón, 58 46004 - Valencia
963 943 999 ver mapa enviar correo

Castellón

Avda. Casalduch, 38 12005 - Castellón
964 104 530 ver mapa enviar correo

Aldaia

Plaza Europa, 6 46960 - Aldaia - Valencia
961 501 857 ver mapa enviar correo
(*) Campos obligatorios
(*) Campos obligatorios
(*) Campos obligatorios
Share This